domingo, 1 de mayo de 2011

EN LOS INICIOS, FRENTE AL MUNDO.

      Amigos invisibles: Con esta frase simple que tiene mucho qué decir porque la extraigo de un gran escritor venezolano, o sea de Arturo Uslat Pietri, voy a dirigirme a Ustedes  desde este mi país, Venezuela, para llevar impresiones de acontecimientos y de historias que tengan interés dentro y fuera de nuestras fronteras, en un  plano de subjetividad crítico a objeto de que sean conocidos a lo largo y ancho de los continentes. Claro está que mi mensaje, o sea lo que yo pienso para el momento, lo redacto en español de acá del Atlántico, para un público muy heterogéneo, pero con deseos de en algo ayudar a la diatriba diaria de los hechos y de sus circunstancias.
      Seré claro, y acaso directo en mis apreciaciones, esperando que algún amigo invisible colabore en la traducción a otros idiomas, para más entendimiento de dichos hechos. El mundo en este inicio del siglo XXI se halla  conmovido por todas partes y es bueno que al heleno Atlas trate de ayudarlo en su diario quehacer. Por ello nada es de extrañar que como la piel de zapa China, el Medio Oriente, África aún lejana, Europa y la América Latina sufren de estas consecuencias emocionales, como es el caso igualmente de Venezuela, que hoy en día despierta un gran interés internacional no solo por la riqueza material del país, sino por lo controvertido de como se realizan sus hechos, aunque bien calculados, en el intento de cambiar un eje de poder y en lo cual ya se tiene doce años de pasión, con los resultados que Usted puede conocer.
     No solo me detendré en los grandes detalles, sino que en la búsqueda de hacerle pasar el rato lector con nuevo interés, abarcaré en estas letras lo máximo y lo mínimo que a veces hasta lo hará sonreír, conservando siempre el tono de aquel adagio del aragonés Gracián, de que "lo bueno si breve, bueno dos veces". Como siempe he sido un escritor libre de etiquetas y  hasta no digamos que subrealista pero sí irreverente, porque el mundo debe ser así, saldrán de estas páginas cuestiones dignas de recordar, o mejor de guardar, para que a través del tiempo y recogiéndolas en formato, puedan serle útil y hasta reproductoras, en  el largo camino que ahora emprendo. Posiblemente cuando no escriba es porque ande viajando, pero tenga presente, que no lo olvidaré y que al regreso a la columna, algo importante leerá para su distracción y consumo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada