miércoles, 15 de junio de 2011

LA MEMORIA HISTÓRICA HECHA CISCO.

Amigos invisibles. Si, hecha cisco, como razonan los buenos españoles, o vuelta un tremedal. Pero aquí en Venezuela la tal memoria goza aún de peor fama, pues con aquella inventiva de que los habitantes debemos absorber una revolución imaginaria, porque no ha existido sino en papeles y mentes fuera de foco real, como aturdida con mensajes prefabricados, se ha armado tal jaleo de opinión, que lo que algunos creen a medias es porque les interesa así demostrarlo. Y nada más.
Valga el momento para recordar desde esta América tan comprometida el reciente lanzamiento en Madrid y por la Real Academia de la Historia, del monumental libro en 50 tomos intitulado “Diccionario Biográfico de España”, donde desde luego de las 43.000 biografías que allí se contienen algunos y determinados cientos  de ellos al menos tendrán referencia  con esta tierra americana que entonces se conocía de Costa Firme, en los trescientos años de andadura hispánica conjunta para descubrir en el tiempo así llamado y asimilarse en parte con bastantes  desconocidos allá en tierras europeas, diccionario que aflora llagas pasionarias, sobre todo en cuestiones temáticas de reciente actualidad, porque sus redactores piensen de una u otra forma, en un nuevo engendro de inquisición del pensamiento, a la moderna.
       Pero es bueno que no nos apartemos del cariz nemotécnico, porque si bien allá se ha formado un jaleo, y lo repito, con eso del buen o mal pensar de aquellos redactores, aquí, al contrario y peor aún, la mentada revolución ha engendrado una serie inverosímil de leyendas e interpretaciones equívocas de la historia nacional, que en verdad mueven a risa, puesto que tratan de absorber viejas consignas hasta de tiempos estalinistas para interpretar cosas absurdas a su manera, y hasta con más desparpajo y sin ningún rubor creando personajes ficticios (como, por ejemplo, generalas post mortem) y toda una legión de mujeres inexistentes en calidad de heroínas, para tenerlas cual antorchas vivas hacia el futuro comprometedor, porque en más de una década de ejercicio de mando en verdad no han tenido un solo mártir que sirva de estandarte de su estela “revolucionaria”. Sorpresivo pero cierto. 
                                      Con  el bagaje o para construir engaños y desaciertos manipulables algunos empeñosos tarifados, en la manía persecutoria cambiante han dado a entender que los conquistadores de este territorio casi vacío y dominado en buena parte por contingentes de indios antropófagos caribes, los españoles se empecinaron  en las matanzas colectivas, deformando así la Historia porque la hambruna de estas  huestes nómadas y las diversas enfermedades que los acosaban, como la temible viruela que por miles los abaten, hicieron disminuir una población poco numerosa, que vivía además en terrenos inhóspitos y faltos de recursos. Otra falsedad más fue, pues, aquello de que los españoles se cebaron en los indios para liquidarlos, cuando la propia reina Isabel mediante real cédula ordenó su defensa, por ser los oriundos de estos territorios, e incluso en ello se destaca la figura del cacique indígena, a quien se atribuye poder en su comunidad y mando ceremonial a través de un bastón litúrgico de preeminencia, como podía ocurrir en las comunidades de Castilla. Y para mejor, por medio de las congregaciones evangelizadoras en Cristo que desde luego vienen a objeto de apaciguar los ventisqueros humanos, se busca eliminar la errabundia y emprender la colonización de los asentados en el territorio definido que ya se construye. Otra suerte corrió con los llamados esclavos, en buena parte africanos y sus descendientes, pues en aquellos siglos y mucho antes con los eslavos y otras tribus llamadas bárbaras, para no remontarnos más atrás, la vida económica dependía en buena forma del arduo trabajo de estos sometidos a fuerte explotación, dentro de una sociedad que se mantenía con excepciones resaltantes, en una etapa tranquila y colonial, no solo aquí sino en cualquier parte del planeta. Muchos ejemplos de esas excepciones resaltantes, como los casos de los jirajaras, el cacique Guaicaipuro, el llamado Tiuna, Tamanaco, Paramacomi, Sorocaima y otros, en medio de los desastres habidos relato con  detalles su heroicidad en mi libro “Historia oculta de Venezuela”.     
                         Pero en los trescientos largos años formativos de esta rueda que da la Historia, llena de personas y personajes como de instituciones, valga decir alzamientos, tal el caso del canario Juan Francisco de León, algunos capitanes generales como Solano y Bote, obispos y preeminencias ergo Alonso Briceño y Mariano Martí, que algunos testarudos parecen olvidar, y la famosa Compañía Guipuzcoana que da el primer cambio a la Venezuela colonial, luego de los iniciales escarceos preindependentistas como los de Gual y España, que mentes confusas por el rencor escriben a su manera preconcebida. Ahí sí viene la ofensiva revisionista  con lo que de allí en adelante se desprende, y en lo que hincan sus garras los nuevos historiadores de la revolución por píldoras. Valga el ejemplo de Simón Bolívar, un señorito mantuano y millonario de Caracas, conservador por esencia y familia que ahora, luego de haber denigrado tanto de él, como en el caso de Marx, para estos tiempos actuales es un santo “revolucionario”  a quien se admira y adora, como  al propio mito de María Lionza, sin encontrarle defectos sino heroicidades. Y así aparecen en este santoral de ejemplos, personajes que transformó la guerra fratricida en bestias genocidas de la parte patriota, como Antonio Nicolás Briceño, José Félix Ribas, tío político del libertador Bolívar que quiso matarlo, o el sanguinario Juan Bautista Arismendi, a quienes los pensadores de la actual “revolución” no les ven defectos a estos sediciosos del estatus legal existente, pero sí y con buena razón a cuantos sin escrúpulos defendían también en medio de atrocidades, a los gobiernos existentes.
De esta época guerrera emerge un caudillo rural e iletrado que termina con su educación en ciudadano, vasto de luces, que al  final de cuentas es quien libera a Venezuela. Me refiero al general José Antonio Páez, héroe de batallas, estratega sin igual,  emanado desde bajos estratos sociales y al que el pensamiento revolucionario no lo contempla en sus altares, por simple egoísmo y porque anduvo cerca o en el poder durante algunos cuarenta años de esclarecida fama. Páez, quién sabe a qué resentimiento oculto de esta gente que reescribe la historia a su manera, es un luzbel al que se quiere desaparecer, cosa desde luego imposible de realizar porque tiene pedestal y fama históricas. Pero donde más se centra la diatriba de estos tarifados seudohistoriadores es en la época terrible gatopardiana que se nombra como Guerra Federal, carnicería sin límites que en resumidas cuentas no sirvió para nada  (una verdadera “estafa” la llamó Salcedo Bastardo) y sí trajo cientos de miles de muertos, muchos de ellos por el temible paludismo desatado en epidemia, de donde emanaron personas deslastradas como pirómanos consumados, asesinos natos, ladrones vulgares, cuatreros impunes, brujos iluminados y santeros de nota que en una sarta de leyendas de pavor llenan esos cinco años de desmemoria para mal o peor ejemplo del futuro de la patria venezolana. Valga mencionar aquí a José de Jesús González (a) “El Agachado”, que para el desconcierto de todos reposa en el ilustre Panteón Nacional caraqueño, González “Mataguaro”, Pedro Vicente Aguado, el hechicero embaucador Tiburcio Pérez, alias “El Adivino”, el feroz Martín Espinoza, con trece lugartenientes y despiadados asesinos a su entera disposición, el salvaje indio Rangel y otros no menos connotados asesinos que se solazaban viendo morir a los contrarios.
Mas en lo alto de esta carnicería es cuando un  pulpero de los valles del Tuy y pretendiendo en algo emular al temido asturiano José Tomás Boves emerge de la nada para convertirse en caudillo a su manera de esta mesnada de bandoleros y “revolucionarios”, palabra tan desgastada desde entonces. Me refiero al general Ezequiel Zamora, narizón y de bigote en cepillo, con frases rebuscadas contundentes como “!oligarcas temblad¡” fanático, vengativo, de ideas primarias, violento, inclemente, quien a pesar de tener arrestos de bravura en el fondo y sin  frenos de lo que acontece se vuelve otro más aturdido por la sangre que derrama, por ejemplo cuando le pone fuego por los cuatro costados a los enemigos en la batalla de Santa Inés y donde mediante ese bárbaro proceder mueren achicharrados, calcinados en tan horrible quema mas de mil contendientes opositores. Eso le costará caro, porque pronto y con disparo certero a la cabeza caerá muerto frente a la iglesia llanera de San Carlos, y en los brazos nada menos que de Antonio Guzmán Blanco, otro personaje de cuenta venezolano.
Dentro del reformismo histórico emprendido luego aparece la figura teatral de Cipriano Castro, interpretado con el lenguaje en uso del izquierdismo decimonónico y por el hecho de en la locura emular una campaña tipo Admirable a la de 1813, en 1899, y que el no pagarles deudas atrasadas indirectamente le declaró la guerra a los aliados europeos a principios de siglo, que lo invaden con veinte naves de guerra alemanas, inglesas e italianas, venciéndolo y obligándole a fijar condiciones draconianas para tan pobre país y así saldar los débitos.
En la jerga o jeringonza histórica con que persiguen su temeridad, ya imbuidos con chispazos de la corriente socialcomunista del siglo XX arremeten contra los santuarios del capitalismo, que por ahora y con tales teorías obsoletas nunca podrán vencer y menos convencer, como se demostró en  el derrumbamiento impresionante de la Unión Soviética. Y en la algazara manifiesta para sonar siempre y como técnica de no desaparición, por el tiempo requerido de la Historia veremos a estos espantajos que en contendiente lid no asustan ni al diablo, dando tumbos pero de buen alimento elemental para el llamado público de galería. Seguirá en hojarasca el palabreo inútil, las consignas no emanadas de pensadores de izquierda sino de vulgares usurpadores oportunistas, y con el tiempo sabio todo ha de volver a su lugar, con otra Guerra Federal perdida, porque como se dice en Derecho la justicia es lenta, pero finalmente llega. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada