martes, 12 de noviembre de 2013

EL SÍNDROME TRUJILLANO DE ESTOCOLMO.

 

           
            Amigos invisibles.  A buen entendedor pocas palabras, y así lo recuerdo porque es hora de abandonar la calma chicha, los disimulos, las posiciones cirquenses, los manejos bipolares, la comodidad de comulgar con dos frentes, los jueguitos amañados, las máscaras acomodaticias y tantos lastres que pueden ocurrir dentro de una sociedad pequeña en que todos se conocen, para sin temblar en la sentencia, como lo señala el maestro Gracian, se dignifique al hombre justo y sabio, pero también  condene a quienes a través de la maldad, la ignorancia punible y el afán de lucro insincero han dañado de manera ostensible a esa misma sociedad que otrora los cobijara con aprecio aunque ahora los desprecia, para sentar así un precedente de honradez y de sabiduría en forma por demás ejemplar, cuando se les condene por su desvergüenza, calamidad y desfachatez inigualable.

            Y en esto me refiero a las personas que a través de grupos criminales dirigidos y mediante toda suerte de argucias detestables han provocado la ira social de esa comunidad andina, refiriéndome a Trujillo, y por cuya razón mantengo esta gran cruzada social contra la corrupción en grado superlativo y contra el desgaste de la tranquilidad que existe en el seno de sus habitantes que por antonomasia son pacíficos, con cuya idea inicial se entienden las familias de esa localidad y sus contornos. Todo esto lo señalo cuando el expediente e investigación sobre tales hechos y personas involucradas debe andar adelantado, con nuevas pesquisas, descubrimientos, sospechosos en trance de ser imputados y toda esa maquinaria que un juez probo como sus ayudantes han puesto en función para que resplandezca la verdad verdadera, sin ningún descuido y menos utilizando artificios de colaboración a favor de los presuntos inculpados, que en su totalidad lleguen a aseverar que estos bribones pandilleros incursos en seria investigación que se hace a fondo y para mí convictos por tantas pruebas directas e indirectas existentes que no se pueden esconder, sean premiados en tales casos y puedan salir del tribunal todos, es decir los que apenas están detenidos y los que faltan porque las verificaciones pertinentes van acumulándose, salir digo del tribunal que decide mediante argucias a la majestad de la ley, repito con la frente bien alta, inmutables y sonrientes, saludando a todos  al estilo Alfonso Capone, mientras el pueblo, todos los que hemos ahondado sobre tan siniestro caso que quedará de horror en los anales de la vindicta pública sí así fuere el proceder y que nunca pueda borrase la mancha de estos hechos, como por ejemplo se recuerda el paso y actuación delictiva del pirata Granmont en Trujillo, a casi 335 años de haber ocurrido tal desgracia. 
           
 
 
 
             Sobre ese suceso delictivo que mantiene en vilo a la sociedad trujillana, como nacional e internacional porque leen y discuten sobre el blog de manera continua, se menciona al voleo y en espera de su resultado judicial en este paso que antes de los 45 días después de la decisión previa se debe dar, que lo ocurrido hasta ahora es un pase de factura, de un  grupo para con otro, o que es algo manejado por el gobierno tras corrales para evitar que dicha pandilla asuma ciertos cargos municipales delicados en la propia capital trujillana, o que con ello se pretende acallar la opinión para que el colectivo no tome en cuenta ni recuerde la desastrosa gestión gubernativa anterior inmersa en una colosal corrupción, tan denunciada y atacada ahora por el gobierno central,  donde entre otras perlas a ensartar se daban numerosos contratos públicos a dedo con empresas inexistentes o de maletín, para que en las primeras de cambio por el robo descarado dichas obras ayunas de cemento, cabilla y dirección calificada (ejemplo, la carretera de Trujillo a Santiago o la de Trujillo al Monumento de la Paz) se destruyeran con cualquier aguacero, lo que debe ser averiguado de urgencia y a fondo tanto por el Ministerio Público como por el  Poder Judicial. Pero no solo allí termina esa especie de bisbiseo colectivo y acusatorio que corre pero no se olvida entre las calles de esa capital, cuando además se expresa entre conocidos que a los presos los pondrán en la calle antes de las elecciones municipales, que dentro del pesimismo consecuente a la postre no se va a hacer nada contra estos forajidos y que como si estos no fuera suficiente otro corre corre callejero  se refiere a que en el fondo todos ellos y los que faltan por detener están protegidos desde Guarenas por el gran capo mayor o porque algunos parientes de los detenidos haciendo de cómplices se refugian en esa concepción sanguínea para correr la voz y el sentimiento que son personas intachables, lo que yo me resisto a creer y porque conozco de su integridad y deseo de mejorar acaso en beneficio de los habitantes.
            Vamos a recordar ahora algunos hechos y circunstancias que no se pueden esconder en cuanto a la pronta decisión acusatoria que debe tomar el Ministerio Público y un juez, evitando así que el castigo consecuente de la ley dado el incumplimiento dentro del término que se acuerda por la misma (prescripción, pasados 45 días sin decidir) sea nugatorio, lo que conllevaría en principio a la libertad de tales delincuentes, de lo que también se comenta, hasta con pelos y señales. Como la razón dicta que eso no va suceder dado que lo que se ventila no es un pase de factura contra estos descomedidos que desacataron consejos de buen vivir y en consecuencia están detenidos por alevosos, debo iniciar esta parte del trabajo investigativo, reconociendo que desconozco toda la búsqueda de datos precisos que al respecto mediante pesquisas y otros elementos fundamentales hayan practicado los organismos policiales al respecto, que han mantenido en vilo a la población, sino que para un más claro entendimiento de lo ocurrido debemos dar inicio con el capítulo de las autorías, donde los jueces habrán de precisar en los detalles legales. Vale decir que comenzaremos con la certeza de tales hechos ilícitos, que son muchos y hasta probados, para ir descendiendo en la gradación delictual, hasta los autores menores y cómplices diversos en esas fechorías.  
            LOS CAPOS MAYORES. Este aparte  inicial y con pruebas concluyentes que mediante la mecánica argumentada inducirán al juez para someter a juicio según se desprenda de las actas, como pruebas a recoger, testimonios, inspecciones y deducciones respectivas y otros instrumentos necesarios, vale decir en este caso ser llamado a declarar con preguntas precisas y según se recabe en el expediente. Me refiero en este caso al GOBERNADOR del Estado para el tiempo de la comisión de estos hechos nefastos, ordenados por él en su condición de Gobernador, en lo que se incluye el decreto ordenado y emitido por el Procurador del Estado, incurso en la autoría. Con su firma estampada para dar validez a los hechos no podrá negar lo suscrito por él o sea lo que tiene que ver con los detenidos Flores, Rosario y Gudiño, profundizando al tiempo toda la investigación necesaria en cuanto al apoyo conocido, reiterado y permanente que en cuanto a la comisión de los hechos ilícitos se cometieron bajo su amparo, de lo que incluso existen muchas pruebas, hasta existentes en declaraciones públicas y en la prensa regional.
            Igualmente y por la misma onda de los hechos existe toda una serie de pruebas que incriminan al  DIRECTOR DE EDUCACIÓN del Estado en ese tiempo que señalo, mano derecha y ejecutora de las decisiones del Gobernador del Estado, como del mismo  modo  consta, con lo que de hecho y de derecho andan incursos en los mismos delitos y responsabilidades. Sobre este exfuncionario se comenta (preguntándoselo a él mediante un cuestionario específico) que por orden de su inmediato superior se sufragaba con partidas y cantidades de dinero para sostener la banda o anillo ejecutor y cercano de algunas doce personas que hacían y deshacían por órdenes superiores y pagadas sin ser empleados públicos, con que se dañara perjudicando el patrimonio del Estado. Finalmente y por estas mismas cuentas y órdenes toda esa banda de sumisos y lavados mentales a que me refiero con la buena fe presumida fueron enganchadas como empleados públicos, que entre el Centro de Historia y el Ateneo de Trujillo llegó a agrandar la lista de estos mantenidos algo así como en 40 personas.
            El tercer capo de esta serie y más comprometido corresponde al CRONISTA TRUJILLANO, que por sus vinculaciones con estos mencionados en las prebendas era retribuido con dinero, bienes e inmuebles de lo que ya se ha hecho mención. Este funcionario inmerso en una larga y reiterada corrupción que le deja capital (por  ejemplo peculado, doloso propio, etc.) durante el manejo a su entero albedrío y apoyado por el Gobierno regional de entonces y en especial el nefasto funcionario que lo comandaba (hubo en los tiempos iniciales de la independencia como gobernador de Trujillo y de la parte monárquica un  verdugo llamado Manuel Geraldino, feroz, alocado, cobarde  que no se ha podido olvidar por los horrores cometidos que hizo), de donde con esas aparentes ideas trasnochadas que en el mundo se cerraran a la caída de la Unión Soviética (1991) y cuyos espasmos epilépticos aún se mantienen en Cuba por obra de la senilidad absurda, porque para ejemplo de tal cambio China dentro de sus planes ahora capitalistas  acaba de anunciar que 200 millones de personas de su extenso territorio pronto tendrán de qué vivir y en una forma holgada, de donde este funcionario de que hablamos ha sabido usufructuar su posición recibiendo harto provecho de la doble vida que con ese gobernante mayor llevara, cuando acabó prácticamente y desvalijando para vender a un mercachifle inescrupuloso estas materias tan sensibles al pueblo trujillano, y por cuya razón está detenido, aunque por argucias sofisticadas de sus defensores contratados ahora alegan un subterfugio tan común en las cárceles como es el tema de la presión arterial, con que por ello se mantiene vigilado en las instalaciones del Seguro Social. No ha habido persona que haya hecho mayor daño a la colectividad trujillana no solo con sus locuras desatadas, sino por el robo y destrozo del propio corazón de la urbe, que se refiere a la tradición, a su arte, a su lenguaje cultural y a otros instrumentos del alma regional de los cuales muchos se perdieron, cuando otro de su misma condición lo dirigiera para hacer tamaña hazaña bandolera, que ni la propia riqueza que éste ahora ostenta  le puede lavar la cara.
            Y es oportuno ya hacer mención de este CAPO EXCEPCIONAL y sofisticado de buen conocimiento en el medio de la tinta, el papel, las obras de arte, los billetes verdes y otros presuntos delitos como el mismo declarante reconoce en una confesión en esta sociedad de cómplices existente que nada le favorece y demostrando  a las claras su intervención consejera y societaria  en el desfalco cultural, según se puede colegir en algunos de sus negocios, como la cesión  simulada que hace  en 1978 (6.000 títulos y 20 manuscritos importantes, la biblioteca que vendió a una universidad americana en 1968, que también confiesa, y en ese camino confiesa dentro de la memoria mantenida que es “recolector de la historia bibliográfica” por “su amor a la letra impresa”, que es “cazador de reliquias” y que en su negocio de la Avenida Solano “no solo vende libros”, mientras también asevera mintiendo que usa la computadora solo para contestar correos electrónicos  cuando en verdad por internet de sus negocios  despliega una gran actividad manejando el blog entre noticias e información, recordando igualmente su paso de una década por la Dirección de publicaciones de Miraflores, donde publicó centenares de  miles de textos, en tiempos de Caldera y Herrera Campins, calculando las ganancias a percibir. Y las ventas de libros (repito “no solo vende libros”) que hace por computadora al exterior, todo cotizado en dólares y euros, reproduciendo estos billetes, como consta en su blog. También hemos hecho referencia a su íntima amistad con el entonces Presidente de FOGADE, Chucho Caldera, que manejó allí centenares de millones de dólares, ahora exiliado en el exterior, a quien se le busca policialmente  para presentarlo ante la justicia a rendir cuentas delictuales.
            En cuanto a LA PANDILLA ARMADA conocida  también por “garroteros de Trujillo”, al utilizar el garrote (aparecidos escondidos  en un local de Ateneo) en sus incursiones dolosas y que la componen como digo alguna docena de tarifados, el tribunal de la causa y sin dilación debe llamar a estos sujetos de la cultura malandra para que rindan declaraciones exhaustivas porque ellos no pueden engañar al colectivo ni menos al Ministerio Público y al tribunal sobre la ignorancia de estos hechos criminales que se practicaron sin contención alguna durante  tres años como “intocables” ante el terror o miedo epidémico que se les tenía, y entre ellos se ha mencionado al detenido Gudiño, a un señor Montero Valera, al llamado “Comando Kuikas”, a un tal José Alexander Botini (¿acaso Marín, del colectivo terrorista Grupo Cero?), quien según noticias fue atracador en Mérida, vinculado  estrecho con el cronista de marras, quien trabajó en Trujillo con estos capos, vinculado igualmente al caso PROVEA y la sedicente masacre de El  Amparo, condenado a  19 años de prisión, pero redimido o liberado años después por buena conducta.
             Entre los que deben ser llamados a declarar según mi criterio son todos los empleados colocados allí por el cronista, y los incorporados por el mismo en el Centro de Historia, porque entre unos y otros mediante preguntas sugestivas o de información detallada en buena parte deberán aclarar sobre lo que allí pasó con las colecciones diversas que existían (pinacoteca, hemerotecas, etc., de lo cual ya he comentado atrás incluyendo algunos 300 libros que yo doné). Debe llamarse a declarar igualmente al funcionario José Gregorio Briceño, Director del Patrimonio Trujillano en la rama cultural, con cuyos archivos e inventarios respectivos se puede sacar mucho en claro de lo ocurrido. Otros que deben llamarse a declarar son los diferentes presidentes y directores que ha tenido al Ateneo de Trujillo para una reunión conjunta en que con sus aportaciones temáticas se hilvane  aquello escurridizo de quien “nadie recuerda” ni donaciones, pinturas, tamaño de las obras, clase de elaboración ello ocurrido entre gente culta, intelectual y de buena memoria, repito, sobre los cuadros o pinturas con algunas características que dichas obras posean. De igual forma se debe participar a la UNESCO, en París a objeto de su ayuda en la localización de tales pérdidas  a nivel internacional.
Del mobiliario surtido y de calidad que los ladrones se llevaron deben existir inventarios. Pero sobre lo más inquietante y que se debe esclarecer por siempre, a manera de cuestionario interrogador es necesario proceder a preguntar y repreguntar a todos los implicados, que son muchos, sobre las siguientes cuestiones de verdadera importancia.
1)    Sobre su incorporación  a ese grupo. Quien y como le pagaban. Trabajo que realizaba. Jefes inmediatos. Si estuvo en las tomas del Ateneo y el Centro de Historia, etc. Quienes dirigían esas tomas, etc.
2)    Sobre qué conoce en referencia  detallando el destino de los muebles de la institución donde prestara su trabajo, o si trabajó en ambas instituciones.
3)    Tiempo desde cuando formó parte del Comando Kuikas. La finalidad de este comando. Sus actividades, etc.
4)    Si tiene conocimiento y destino de las tres bibliotecas que desaparecieron en el Centro de Historia, ofreciendo detalles (mediante repreguntas) de cuando se sacaron de aquel lugar y por quienes. Si conoce y recuerda el destino de algunos de esos objetos.
5)    Si conoce el destino de los cuadros habidos en el Centro de Historia, y cuáles rompieron o desaparecieron, con los detalles respectivos.
6)    Si conoce el destino de las grandes pinturas allí existentes como la de Herrera Toro, un expresidente norteamericano, el de García de Paredes y otros que rompieron o desaparecieron.
7)    Si oyó hablar y por quien sobre entregas de muebles y objetos existentes en el Centro de Historia, y si oyó hablar de pagos o comisiones sobre el particular. Detalles sobre lo mismo.
8)    Indagar en detalles preguntando al declarante sobre el destino de piezas existentes en la colección egipcia, sobre la colección de armas, sobre la colección indígena, sobre medallas, billetes y monedas, sobre el destino de objetos bien identificados, sobre los empleados de confianza en estos menesteres. Si oyó alguna vez hablar sobre el destino de la estatua de García de Paredes ubicada frente al Stadiun de béisbol, sobre el busto de  Sancho Briceño y sobre el busto de Cristóbal Colón. Que de detalles de todo esto, preguntando todo por separado. Sobre el destino de la colección de periódicas que ofrezca también detalles, recordando cada caso en particular. Si ha oído en la calle sobre manejo de bienes que aquí se mencionan, detallando lo que conoce y la proveniencia de estos conocimientos.
9)    Sobre qué funciones cumplían los empleados Gudiño, Freddy Benítez, Coordinador del Comando y Complejo Cultural Kuikas, y otros detalles que puede expresar para el conocimiento de los hechos.
10) Si tuvo algún conocimiento de un señor de apellido Castellanos     que habita en Caracas y si llamaba para ponerse en contacto con alguien del Centro de Historia. En caso afirmativo preguntar quién era y de qué se trataba. Esta pregunta va dirigida a las secretarias encargadas de recibir llamadas.
11) De otros detalles atinentes para cada interrogatorio y de los cuales se puedan sacar pistas, evidencias, deducciones y otras materias a fin del esclarecimiento de este caso plural.
Ya hemos ampliado detalles sobre este caso criminal para que se aplique la ley a lo largo de tres amplios artículos y un addenda relacionado con el mismo caso, que he escrito en este blog.  En referencia  con todo lo expuesto por mí es mucho lo que se puede visualizar en ese panorama delictual tan bien urdido, pero que no es imposible de esclarecer porque en uno y otro caso siempre se dejan huellas y el Cicpc puede ayudar con su Dirección contra la Delincuencia Organizada para el esclarecimiento de las autorías mediata e inmediata.  Por otra parte la asociación para delinquir, la apropiación indebida calificada, el peculado doloso propio y los delitos contra el patrimonio nacional están por demás vistos y fáciles de demostrar mediante los elementos de convicción, amén de otros delitos existentes en el expediente. En referencia con el señor que habita en Caracas conozco que por su edad podría pedir una medida como el caso reciente del siquiatra Chirinos para residir en su casa de habitación. Los demás no se salvan de esta prerrogativa senil.   Por tanto el Procurador del Estado en la defensa patrimonial del mismo debe intervenir en cuanto le corresponda, y el Ministerio Público en tiempo útil debe pedir que se mantenga la privativa de libertad de los imputados.
Para finalizar sobre este reportaje grande y que aclare debo decir que en una suerte de Defensor de las instituciones casi destruidas y asaltadas he salido a la palestra por el silencio cómplice y para que sirva de ejemplo ante las generaciones futuras de lo que hicieron estos seres por demás oprobiosos. No los conozco en su integridad porque lo que me relaciona con estos desalmados son simples referencias de su proceder, todos con un espíritu crematístico envuelto en una gran corrupción, en cuya postura el Gobierno Nacional anda por el mismo camino ejemplar de la decencia administrativa y contra el enriquecimiento ilícito que ojalá su pudiera cumplir. Eso sí como trujillano y nativo del mismo lugar de la comisión de los hechos me siento afectado porque a mis años nunca creí que pudiera escribir estas páginas que en parte me llenan de vergüenza. Confío en el Ministerio Público, confío en los jueces de tal causa, confío en Trujillo de Nuestra Señora de la Paz, y confío en los numerosos amigos que como yo y a diario, porque hablo con ellos, esperan que la verdad y la justicia prevalezcan, sin cortapisas o amaños.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada