jueves, 17 de octubre de 2013

DON CORLEONE: UN ROBO CASI PERFECTO (II).

 “La verdad es peligrosa, pero el  hombre de bien  no puede dejar de decirla”. Baltasar Gracián. “El político Fernando. Oráculo manual del héroe”. Libro de cabecera. Editorial Américalee. Pág. 127. N|° 8. Buenos Aires. Diciembre de 1943.
 
 
 
 
Amigos invisibles. Hace algunos días y para ayudar en el  esclarecimiento del  caso delictivo que ruboriza a una parte sensible de Venezuela, en este blog que ya fue consultado por más de 250.000 visitantes en setenta idiomas y en base a las técnicas existentes como se puede constatar, hice alusión con detalles precisos sobre el plan urdido y llevado a  cabo por conocedores del oficio criminal en la ciudad de Trujillo de Venezuela, donde una mafia instalada competitiva de la calabresa, napolitana o de Sicilia como en los buenos tiempos de Al Capone, considerados “intocables”, se enfrentaron a la justicia y a la ley y desde luego que derrotados al fin purgaron sus culpas con fuertes penas de prisión y otras medidas colaterales, como debe ser en un estado de Derecho.
En ese trabajo esclarecedor (que ya es una referencia internacional de Venezuela), del 2 de octubre de 2013, señalo muchos datos a recoger imbricados para la detención de los malvados ladrones (no presuntos) y hago una relato de los hechos ocurridos y sus consecuencias nefastas con noticias que he podido recoger de fuentes diversas, entre ellas algunas que por temor no dan la cara en este medio pero que son confiables y de los que he podido sustraer buena investigación para el proseguir de esas indagaciones a que tanto aspira la tranquilidad pública con el objeto de poder desentrañar ese “”water gate” local y devolver así la tranquilidad pública, que es causa primordial y más ahora cuando por boca del Primer Magistrado Nacional éste ha anunciado que se presionará contra  los delitos como los de corrupción, por lo que al presente  vemos que el importante Alcalde de Valencia, miembro destacado del partido de gobierno PSUV dentro de la lucha contra la delincuencia organizada ha sido detenido y en espera de imputarle cargos, o en nuestro Estado Trujillo por medio del Sebin (servicios de inteligencia) ha sido detenido in fraganti un coronel retirado junto a otros compinches que en la cercana Pampán  vendían máquinas del hogar sustraídas a los depósitos oficiales. En ello también nuestro Gobernador en Trujillo ha declarado ante la prensa que será inflexible contra la corrupción desencadenada. Y la Fiscal Luisa Ortega Díaz declara en igual sentido anticorrupción.
 
Sobre la materia que estamos tratando es necesario recordar todos los detalles que expusiera en el primer trabajo de esta saga, en referencia con los elementos a tomar en cuenta para salir de la suerte de laberinto preparado por el capo mayor con el mejor éxito posible, a fin de sentar un precedente ineludible al momento del recuerdo de este episodio tan triste ocurrido en esa ciudad pacífica por excelencia, cuna de los tratados para reconocer la independencia de Venezuela del poder español y por ende de toda Hispanoamérica, que es hoy una referencia importante en cuanto a esa clase de convenios amistosos, pudiéndose en consecuencia prever para un futuro en dicha prócera ciudad el reunirse las partes a objeto de finiquitar con acuerdos definitivos sobre la terminación de la contienda guerrillera en Colombia, sobre los reclamos y convenios necesarios con Guyana, sobre los entendimientos fundamentales para terminar con el problema de las islas Malvinas, sobre la Unión de Venezuela con Argentina y España pensando en luchar juntos a favor de la descolonización de territorios usurpados por potencias extranjeras (Malvinas, Gibraltar, Guyana en cierta forma, algunas islas del Caribe, etc.), todo lo concerniente a los problemas territoriales y marítimos en América Central, la mediterraneidad de Bolivia, y para generar confianza en pro de la creación allí de un tribunal internacional que ayude o complemente sobre estas manifestaciones de los derechos humanos y de los pueblos en sí.
Pues bien sobre dichas premisas expuestas como base y porque el daño a la comunidad fue muy radical, se debe pensar en la ampliación del cuerpo de investigadores que prosigan desde otro nuevo comienzo en cuanto a la labor que marcha sostenida entre lógicas estrecheces por el Ministerio Público local, porque es necesario hacer un esfuerzo fuera de lo común para comenzar a esclarecer tan espantosa trama que pareciera salir de la mente detallista de esa inmortal escritora británica Agatha Christie y su famosa obra “La ratonera”, como ejemplo excelso de la cualidad policial. Sobre ese particular y en base a lo tenido en mano a través de consultas que he podido hacer in situ y otras en Caracas no solo se demuestra la connivencia y ejecución llevada a cabo por los criminales de turno que en su momento cumbre el juez o jueces de la causa sabrán calificar, sino la raigambre y las especificidades de cada trangresor de la ley, por lo que amerita hacer una enjundiosa cuanto precisa investigación para llegar a las últimas consecuencias sin que nadie de los que puedan ser detenidos inicialmente o en el curso del juicio, se salgan con las suyas mediante trácalas leguleyas, diferimientos y compadrazgos oportunos. Por este camino recto a tomar se debe abrir -si no se ha abierto ya- dos expedientes o cuerpos iniciales aunque concatenados porque en su mayoría los comprometidos en tales asaltos y enriquecimientos ilícitos vienen  a ser los mismos, aunque puedan aparecer familiares y amigos  que por diferentes causas de la trama puedan tener conexiones con ella, lo que oportunamente corresponderá al Juez calificar esa gradación de lo ilícito.
Es por tanto conveniente ahora recordar dentro de la maquinación penal organizada que a la cabeza de tal manejo se encuentra implicado el entonces Gobernador de esa entidad, de triste y condenada actuación por sus desmanes financieros, los robos solapados, perjuicios graves a la comunidad y pare usted de contar lo que hizo este pájaro de cuenta en los años ingratos que allí permaneció y donde se enriquece porque tiene una patente de corso emanada del grupo famoso de Mérida llamados talibanes, enceguecidos de odio y manejados también por hijos del Oriente Medio que por circunstancias diversas luego llegaron al poder. Este caballero de espuelas retorcidas, capo mayor, que hoy está rico y se conocen muchas de sus propiedades, conformó un grupito de cabezas calientes como él  y valiéndose de que había trabajado en la Presidencia de la República y como recompensa le dieron la jugosa Onidex (extranjería) y luego fue enviado a Trujillo para gobernar con el cuento de la Insula Barataria, por lo que aquello fue el desmadre de la administración, que está en boca de todos los trujillanos sensatos, menos de su círculo enriquecido y derrochador desde luego. Este exfuncionario, que ahora dirige nada menos que la industria de impresión oficial con enormes maquinarias de propaganda existente en Guarenas, habrá de comparecer no ante el tribunal del terrible cuartel habanero de La Montaña que manejaba el Che Guevara, sino a la presencia de tribunales de justicia que obrarán oportunamente, como en el caso “J’accuse” (yo espero) del novelista Emilio Zola. Dentro de la troika inicial que comentáramos sigue en sentido descendente otro relleno de soberbia y mandón, que como Atila le vi actuar en el Centro de Historia entre gritos obscenos acompañado de una jauría escandalosa con otros secuaces como el de los ojos rallados, que miente como el que más (hijo de comerciantes del mercado local, se afirma que allí, en ese módulo de negocios vendían droga en ápocas pretéritas) y en unión de un hijo del peluquero Montero,  fígaro del Puente Machado, gritador de beneficio, que ahora para aprovechar de comer se han plegado a la campaña absurda del mal querido candidato a Alcalde trujillano (con cara que asusta y mente perversa, quien por cierto agredió en público a mi amiga la periodista Marianela Mavares y por eso fue denunciado ante el Ministerio Público), el segundo que es en escala descendente y lleno de resentimientos sociales, sin recordar siquiera que todos los habitantes de esa prócera ciudad son casi de la misma familia.
El último de esta troika maléfica que pareciera ser del Lejano Oeste americano es acaso el más peligroso, sin que los otros dejen de serlo, no solo por los arrebatos de incoherencia donde cree en las cosas que no existen (lo que en la rama científica se llama de naturaleza esquizoide), de donde ha inventado personajes históricos absurdos y trajo engañada a Trujillo a la ministro María León, como consta, lo que debía ser castigado por ello, este trujillano truculento que si  viviera en Cuba por desviacionista se le hubiera mandado cinco años para trabajar duro e indoctrinarse en la Isla de Pinos, quien delirando aspira igualmente a ser reelegido como Cronista citadino y a quien puedo apreciar pero no en sus ideas extravagantes y comportamiento anormal, venido él de gente humilde, pobre de riquezas materiales, del mundo duro de la tipografía en tipos móviles, pero que se le derrumbó el seso por diversas causas y quien fuera de tener hoy riqueza en capital (“ser rico es malo”, afirmó el finado presidente Chávez), como dije en anterior comentario, ahora además de poseer tres apartamentos en La Muralla se me comunica de fuente cierta que es propietario de un amplio terreno en el lujoso sitio de Bellamira, en Trujillo, lugar exclusivo donde vive gente acaudalada, todo lo cual deberá indagar de profundis el Ministerio Público encargado sobre el  escandaloso caso del desmantelamiento del Ateneo de Trujillo y el Centro de Historia, donde como dije en la primera parte de este estudio, muchos libros y papeles invalorables se le vendieron por quilos al señor RAFAEL VALERO (no Salas), quien habita en el sector Santo Domingo,  al lado del Quemadero del mismo nombre, del municipio Pampanito, como me lo expresó el cronista municipal de una importante ciudad trujillana,  y sobre quien espero ante este particular haya sido citado por el Ministerio Público para rendir una declaración exhaustiva mediante algún cuestionario específico preparado a fin de indagar sobre el caso en cuestión y lo que de dicho cuestionario se desprenda.
Y ahora toca recordar al último eslabón de la cadena en esta Banda de los Cuatro y al estilo cultural de la viuda de Mao Tse Tung (Mao Zedong), el más complejo por lo sutil y el mejor preparado de todos, con amplia experiencia en la materia y con tiempo suficiente para cometer la infamia, algo así como si se hubiera vuelto a asesinar al mariscal Sucre. De las tramoyas de este personaje taimado ya era conocido en los predios como comerciante de libros caros (muchos factura en euros) y de las fabulosas ganancias obtenidas que podían esconderse hasta en sus declaraciones rentísticas al Seniat sobre los verdaderos ingresos, en Venezuela me refiero. “Huele y no a ámbar”, según expresa el Quijote. El filimisco y ladino de marras, que como dije en Colombia (y acaso en Paraguay) se le abrieron las agallas para hacer dinero, a cualquier precio, es el cuarto de la partida, señor de relumbrón, de artimañas, también caballero de industrias y decires que con eso de utilizar como el gato la sumisión trepó escalas a base de adulancia suprema para codearse con gente a quienes podía sacar provecho, cambiando de tolda cuando le convenía y escribiendo cartas laudatorias que ni el mismo Victorino Márquez Bustillos lo superaba. Se arrimó a los estratos del poder por conveniencia para servir con diferentes banderías políticas (en el palacio de Miraflores manejó a su guisa la publicación de las grandes ediciones oficiales), sin tomar en cuenta ello, que bien podía retratarlo sobre el particular el ácido y certero intelectual colombiano Vargas Vila, por las marramucias que utiliza para acumular capital, como ya lo expresé en la primera parte de este trabajo definitorio. Y allí también expongo como llegaba a su pueblo natal al lado del compinche de Fogade,  en camionetotas blindadas y multimillonarias que no cabían en sus calles polvorientas y que siendo como socio o cosa parecida por la intimidad entre ambos montañeros pudo conocer de sus andanzas sobre muchos millones de dólares que manejó  este “doctorísimo” y se espalillaron (¿dónde, en qué cuenta o paraísos fiscales reposan?) con maniobras fraudulentas, por lo que como alma en pena anda escondido por la península de Florida y el istmo de Panamá, según tengo entendido, a la espera de que un verdadero juicio final dictamine sobre él y sus compinches.
A lo largo de este trabajo episódico que duele en las entrañas por las personas con que se maneja el escándalo, he ido aportando numerosas pruebas, evidencias, vías de acceso y otros recursos para buscar la verdad, tan ansiada por el pueblo trujillano. !Que se condene castigando a los culpables¡, como todos claman en Trujillo, sin exclusión de estos corruptos, asociados para delinquir, con lo que acaso pretenden legitimar sus capitales. Que no se arguya la inexistencia de pruebas suficientes, como a la vista está de lo contrario, contra esta imitación del cartel de Sinaloa, manejado en buena parte por un  “cinco dedos”, Cicerón, que fungió como cerebro maestro y hasta novio de la madrina (asustado ahora ofrece regalar libros en Trujillo, lo que nunca había hecho a pesar de peticiones hechas), según se especula y con razón, de ese saqueo cultural y material que tiene varios nombres y calificaciones.    Me habían insinuado que hiciera esta denuncia ante la AVAAZ, organización internacional que abarca un seguimiento  de 26 millones de personas, pero no lo haré porque confío en Trujillo y su gente sensata contra dicho asalto antiético de la cultura malandra (delito de exportación de bienes culturales, del patrimonio de un pueblo que es la esencia de sus propias virtudes etc.).    Que la lista de sospechosos se complete pronto, sin negligencia alguna (retardo procesal), y que se reactiven las pesquisas. Por mi parte confío en el pronto y buen proceder del Fiscal encargado de la causa, abogado Gonzalo Bustos Cohen, que además es trujillano y siente amor por su tierra.
Antes de cerrar lo expuesto en este blog debo confesar mi satisfacción por las medidas precautelativas o cautelares que ha tomado la Fiscalía encargada del caso por existir elementos demasiado contundentes que aclaran con certeza el camino de este juicio penal, por lo que declararon cuatro cabecillas incursos en el caso, se ordenó y ejecutó el allanamiento de varias residencias donde habitan   los primeros cuatro encausados, para ascender  en la escala del crimen organizado hasta los capos mayores, al existir elementos suficientemente compromotedores en su contra, con lo que por esa vía se da inicio a la severa investigación criminal sobre la pérdida de muchas  piezas indígenas de valía (en total 4.521 bienes, según la crónica periodística) por parte del llamado y facineroso Comando Kuicas, que ya anda en curso mediante la denuncia oportuna del Procurador del Estado, y como se me ha dicho con el refuerzo de detectives especialistas venidos de Caracas y la colaboración permanente de los cuerpos policiales Sebin y Cicpc. De allí que la audiencia de presentación de estos primeros cuatro “coyotes”  descritos por nosotros se hará en tiempo legal, sin esperar diferimientos y ante el juez de control, en busca del auto conclusivo de detención de estos primeros cuatro sujetos a fichar. Ese es el paso inicial dentro del arranque del juicio, por encima de las alharacas impertinentes que con grupos amaestrados pueden producir los que están en vías de ir tras rejas de la cárcel trujillana.
Así la vindicta pública estará reivindicada, aunque quede mucho por evacuar e investigar, como los tentáculos negociales habidos, la docena satelital que formaban el grupo siniestro y los llamados “peces gordos” (dos en especial), que con la justicia y la razón adelante pronto habrán de caer entre sus propias redes delictuales. He sido crudo como nunca en esta narración de carácter policial, ya que así debía ser para desenmascarar a los culpables, y porque “dura lex sed lex”, o sea la ley es dura pero es la ley. Que la justicia se cumpla en ellos para librar a un Trujillo posible de tanto muérgano suelto, como con precisión aséptica explica un conocido periodista del lugar.    Hasta pronto.
 
 
 
 
 
 
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada