lunes, 10 de noviembre de 2014

EL ÚLTIMO CAPITÁN GENERAL.


 
General Francisco Tomás Morales.
 Amigos invisibles. Aunque seguimos pendientes sobre el retorno final de nuestra Guayana Esequiba a Venezuela, ahora vamos a tratar sobre la vida y proyección  histórica del mariscal Francisco Tomás Morales, a quien toca ser el último Capitán General que tuvo España en Venezuela y lo que considero de valía por las características de este hombre de extracción humilde  y quien defendió los valores que le alentaban sus ideas o sea la corona española, durante los veinte años que permaneció en nuestro país.

Bueno es ahora añadir en este proceso  a desarrollar  que Francisco Tomás Morales era de origen insular canario, nacido en Gran Canaria y que por tanto a pesar de las dificultades de esa matriz  insular en territorio geográficamente africano y dependiente de  España en calidad rayana colonial, para su época, el temple y esfuerzo de tal comunidad en el duro trabajo en cierta forma lo hicieron afín al espíritu colonial americano, de donde los llamados guanches se sentían aquí como en su propia casa. Emprendedores y duros para el trabajo existen regiones en Venezuela que ellos levantaron, como el caso de Barlovento, y esos miles de canarios que atravesaran el mar para fundar familias dejaron huella incólume que aún se recuerda en el escenario de la vida pública y privada venezolana.  A raíz pues, de cuando las papas se ponen duras, para hablar en términos coloquiales, y al tiempo que España comienza a tener dificultades en sus provincias ultramarinas, por apetitos interiores y exteriores, tal los casos de Francia, Inglaterra y luego Holanda, los tranquilos canarios existentes en Venezuela tienen un despertar inusitado, ya en época de conflagraciones internacionales, de donde al momento de ser llamados a las armas en defensa de los intereses vitales, sea dicho a comienzos del siglo XIX, deben exteriorizar sus sentimientos provocando así confusión en ideales y expectativas. De aquí que como a partir de 1810 las cartas del destino en Venezuela fueron echadas y “rien ne va plus”, en el acomodo que se trata de dar con otro canario sabio y desorientado, para decir la verdad, o sea del general Francisco de Miranda, la inmensa colonia habitante en “la octava isla”, como entre ellos la llaman, debió tomar postura en el asunto y de aquí las armas comienzan a relucir entre bando y bando contumaz. Es en este momento cuando alumbra un ilustre desconocido que naciera en Gran Canaria, salido de la nada, de gente sin recursos pero con un ojo avizor para las oportunidades. Y el muchacho palmero o joven nacido en 1781 del que hablamos entonces se llama Francisco Tomás Morales Alonzo, quien por cierto en su infancia debe sufrir de tantas necesidades como para trabajar sin pausa en unas salinas particulares de Romeral, donde recibe alguna formación para la guerra común, oficio que ejerciera cerca del natal Carrizal, con los sufrimientos que le ocasionaba ese trabajo ardoroso.  Por causas desconocidas y quizás debido a la emigración necesaria en 1801 llegó al Oriente de Venezuela, a Píritu, tierra de misioneros franciscanos, donde para sobrevivir establece una pulpería (comercio menor) y supongo con esfuerzo y dirección aprende a leer como a escribir. Con esa experiencia fundamental abre alas hacia el porvenir y pronto ingresa en la milicia de artillería, por lo que en 1806 en esas funciones defiende el Morro de Barcelona contra el intruso inglés que merodea, y luego en dicha ciudad casa en 1809 con la oriental Josefa Bermúdez, mientras en la recién advenida República mantuana  es Asistente del valioso soldado Gaspar de Cagigal, en Barcelona.

General José Antonio Páez.
 Pero como su aspiración era continuar en el servicio de las armas Morales  se establece en Caracas y ya en 1812 es Teniente, siendo herido en acción. En este momento de su biografía y porque los datos que aportaré son muchos de importancia, sin tomar en cuenta los desenlaces de su actuación guerrera, que dejo para que relaten otros entendedores en la materia, voy a tratar de resumir su brillante hoja militar al servicio de las armas hispanas, con los pros y contras en que se vio envuelto pero  manteniendo él la convicción de defender una causa justa y visceral en los adentros, porque a su leal entender él sostenía el estado de derecho establecido, y los otros, insurgentes intrusos eran los revoltosos o guerrilleros del momento. Así tenemos que:  1. (1812).  En calidad de Teniente y una vez recuperado de sus heridas Morales es ascendido a Capitán, mientras otro canario, Domingo de Monteverde, comanda fuerzas leales a favor de la monarquía, a quien acompaña Morales (811-13). 2. (1813) Morales ya envuelto en el torbellino de la guerra, que es a muerte, en el último semestre de este año pacta con el caudillo asturiano José Tomás Boves en el Oriente del país, y pronto es elegido Segundo Jefe  al mando en el manejo de esa numerosa fuerza monárquica. De seguidas estos jefes españoles provenientes de Calabozo traban lucha en la sabana de Mosquitero (14-10-813, Guárico) contra Campo Elías y Cedeño, siendo los realistas derrotados en el empeño 3). En la Primera Batalla de La Puerta (Guárico, 2-814), en que interviene igualmente el caudillo Boves, en dicho sitio Morales es promovido a Coronel, con 8 ascensos anteriores. 4). En la sangrienta batalla de La Victoria (Aragua, 2-814), de Boves y Morales contra José Félix Ribas, con 1500 soldados a su mando que les dan el triunfo, perecen numerosos estudiantes universitarios y 85 seminaristas de Caracas muertos ese día, fecha luctuosa nacional que se recuerda como Día de la Juventud.  5). (28-2-814). Con el triunfo avisado en las manos monárquicas Boves y Morales marchan rumbo a Caracas, y en el combate de San Mateo (Aragua), se produce la voladura  del parque republicano y el sacrificio del neogranadino Antonio Ricaurte. 6). (31-3-814). El huracán Boves acompañado de Morales en Bocachica (Sur de Aragua) se enfrentan al  ejército que comanda el oriental Santiago  Mariño, de cuyas resultas los monárquicos pierden el combate. 7).  (15-5-14). Boves junto a Morales derrotan a Bolívar en la Segunda Batalla de La Puerta. 8). (7-814). Siguiéndole los pasos Morales derrota a los patriotas que en desbandada emigran a Oriente. 9). El 17 de agosto-814 el canario aludido alcanza a Bolívar y Bermúdez en Aragua de Barcelona, donde en feroz combate son masacrados buena parte de los soldados republicanos. 9A). (12-9-814). En este año terrible tres mil efectivos al mando del general Morales  se enfrentan en las afueras de Maturín a las fuerzas comandadas por el oriental José Francisco Bermúdez, retirándose del encuentro los españoles luego de la feroz embestida realizada en su contra por el señalado militar.

Batalla Las Queseras de Medio.
 10. (5-12-814). A la muerte de José Tomás  Boves en Urica (Monagas) el canario general Morales asume el mando de las tropas realistas, en calidad de Jefe. 11. (4-815).  En Puerto Santo (Carúpano)  Morales recibe la expedición militar española  de 15.000 soldados, en 60 bajeles, que llega al mando del Pacificador general Pablo Morillo. De inmediato junto a este militar laureado toma la isla de Margarita, y de allí en compañía de Morillo sigue por mar para establecer el luego heroico sitio de Cartagena de Indias, plaza fuerte patriota que se rinde tres meses después (12-815), a las fuerzas monárquicas, luego de un prolongado asedio donde mueren miles de personas, o sea la tercera parte de su población.  De seguidas  Morillo acompañado de su alta oficialidad emprende el camino para recuperar a Santa Fe, por la vía sinuosa del río Magdalena y en el camino por Mompós, a sabiendas que Bolívar prepara la expedición a Venezuela de Los Cayos haitianos,  ordena al general Morales que con la división a su mando siga a Valencia para hacerle frente. 12. (7-816). Luego del desembarco de Bolívar por Ocumare de la Costa  Morales, que suma ya el título de Brigadier del Ejército, combate en el sitio contra Bolívar y prosigue la ruta militar a objeto de destruir a los republicanos de Carlos Soublette en las alturas de Los Aguacates (Valencia) (7-816), para luego junto con el canario Francisco Rosete perseguir al republicano general Gregorio Mc. Gregor y seguirlo en tal persecución rumbo al Oriente del país en la “Retirada de los Seiscientos”. 13. El 27- 9-816 los generales patriotas Manuel Piar y Mc Gregor vencen en la sabana de El Juncal, cerca de Barcelona, al general Morales, que se retira rumbo al interior del llano central para reorganizar sus tropas. 14. (1817) En ayuda del Brigadier Pascual Real actúa en el ejército realista para operar contra Barcelona.  15). (1818) De manera activa  Morales participa  en las operaciones militares  para detener la ofensiva que desde Guayana  y Apure lanza Bolívar contra los llanos de Calabozo y valles de Aragua. 16). (14-3-818) Morales con la división de vanguardia ataca y derrota  en Maracay al llanero general José Tadeo Monagas. 17).  (16-3-818)  Morales junto a su superior Pablo Morillo y el general La Torre combaten en la batalla de Semén (cerca de Villa de Cura) al general Bolívar, quien se dirigía al centro del país con 2.900 hombres, y lo derrotan, destruyendo los planes bolivarianos de regresar hacia Caracas. 18). (20-5-818) El español Morales derrota al general Manuel Cedeño en el combate de Laguna de los Patos. 19). (28-5-18) Es sorprendido Morales por fuerzas del general Páez en Guayabal (Guárico), de donde Morales con la división a su orden se retira al alto llano para operar contra el general Pedro Zaraza. 20). Terminada la Campaña del Centro Morales se establece en Calabozo al mando de la  División de Vanguardia. 21). (1819). Junto al general Pablo Morillo participa en la Campaña de Apure (extensiva a Guayana), y así combate en El Jobo, Caujaral, Cañafístola, Queseras del Medio, etc., contra tropas insurgentes. (22). (14-12-820).Por decisión superior y por partir Morillo rumbo a España  Morales es designado Segundo Jefe del Ejército de Tierra Firme, mientras recibe la orden el vigilar el extenso territorio del río Apure, lo que ocurre dirigiendo los batallones Burgos e Infante, acompañados  esta vez de diez regimientos de caballería. (23). (5-821). Dentro de su labor militar Morales entra y toma a Caracas pero luego se retira de ella ante el empuje que hace el general Bermúdez para ocuparla.   (24).  (1821). En los preparativos pendientes  a la batalla de Carabobo y ante la maniobra de diversión republicana que se lleva a efecto, el general Morales al frente de su ejército parte de Calabozo y mediante una rápida contraofensiva, recupera el territorio ocupado por el general José Francisco Bermúdez. Una vez restablecido el orden necesario el canario Morales marcha al campo de Carabobo  para combatir  en la batalla allí librada el 24-6-1821, en que son derrotadas las fuerzas monárquicas opuestas a Bolívar por el mariscal de campo  Miguel de La Torre, de donde Morales con los restos del ejército español  se retira en forma destacada a la plaza fuerte de Puerto Cabello.

Batalla de Carabobo.
 (25).  11-1821.  Morales por sus méritos que se reconocen es ascendido a Mariscal de Campo del ejército español. (26).  7-6-822.  En una incursión militar fuera de Puerto Cabello y en apoyo a la insurrección de Coro el mariscal Morales derrota en Dabajuro (Falcón) a las fuerzas del general republicano Carlos Soublette.  (26). 4-7-822. El mariscal Morales se encarga del mando de las fuerzas realistas en Venezuela, en sustitución y por haber sido destinado a Puerto Rico el Mariscal de Campo Miguel de La Torre. De seguidas Morales es designado Capitán General de la Provincia de Venezuela y General en Jefe del Ejército de Tierra Firme, que comprende igualmente a Colombia y Panamá. Tan pronto asume el mando Morales abrió operaciones militares contra los republicanos, a fin de recuperar el territorio perdido por las fuerzas del Rey, con el deseo de imponer nuevamente el sistema español. (27). (8-822). En busca de este empeño Morales hace una salida de Puerto Cabello rumbo a Valencia, enfrentándose al general José Antonio Páez, siendo derrotado en el encuentro, el 11 de agosto en la Sabana de La Guardia (Naguanagua). (28). (822). De regreso a Puerto Cabello Morales inicia nuevas operaciones militares contra los republicanos en la conocida Campaña de Occidente, con varias acciones de guerra realizadas (Coro, Maracaibo, Trujillo y Mérida), llevadas a cabo en Sinamaica (2-9-22), Zuleta (4-9-22), toma del castillo de San Carlos (9-9-22), y para el día 13 del mismo mes septembrino el canario Morales ya se había apoderado de todo el Estado Zulia. Igualmente entre diciembre de 1822 y enero de 1823 el historiador Tomás Pérez Tenreiro reitera que el susodicho Morales llevó a cabo operaciones contra tropas acantonadas en Trujillo y Mérida, aunque “sin resultados positivos para su causa”.

(29). 3-8-1823.  Por consecuencia de la derrota sufrida el 24 de julio de este año, y debido en parte a desobediencias erráticas de mando ocurridas en la conducta del marino gaditano y Jefe de Escuadra Ángel Laborde y Navarro al mariscal Morales, de donde este canario curtido de combates  se ve forzado a capitular ante el general republicano Manuel Manrique, luego de la batalla naval allí ocurrida, es decir en el lago de Maracaibo. Con el protocolo de salida del lago  acordado el canario Morales marchó a Cuba y luego a España.  Después, en 1827 fue nombrado Comandante General de las Islas Canarias y Presidente de la Real Audiencia respectiva, y en 1834 regresó a la Península permaneciendo afectado a la vida de cuartel hasta 1837, cuando vuelve y para siempre a su terruño, dedicándose a la vida privada.

Jefe de Escuadra Ángel Laborde Navarro.
 Como se observa en este paneo biográfico que realizo la figura controversial de Morales tiene dos vertientes que apreciadas en el correr de su vida emergen de la nada, de una pobreza insular y que por su valentía y capacidad capeó situaciones difíciles hasta llegar a los cargos y distinciones que alcanzara. Para señalar algunos rasgos valiosos dignos de recordar en referencia a Morales recordaremos sobre este canario cumplidor de su deber que se enfrentó a Simón Bolívar en ocho combates y batallas perdiendo apenas frente al caraqueño la sin igual de Carabobo. Que entre tantos pros y contras ocurridos hace una carrera fulgurante  en 20 años de acción, con más de 50 encuentros militares. Que por esos y otros méritos acumulados asciende al más alto escalafón del ejército que se reserva  a personajes de la nobleza o la alta sociedad, y siendo el último Capitán General español de la América continental. Que Morales fue Jefe Superior de Venezuela en momentos tan críticos como los años de 1822 y 1823.    Y por tantas virtudes retenidas, como he expuesto, porque honrar, honra y nunca desconozco los valores de alguien que merezca tal distinción,  he creído justo recordar sus hazañas, siendo acreedor Morales en su patria a las órdenes militares de San Fernando, la de Isabel La Católica, San Hermenegildo, la de Fidelidad Militar, y varias por acciones de guerra.  

Debo sin embargo agregar que la guerra emprendida en 1810 por la liberación de nuestra patria fue en extremo cruel por ambos bandos, en que se cometieron los mayores desafueros puesto que la consigna total no era otra sino la muerte y por ello el salvajismo guerrero en que se viviera desde 1812 hasta 1816, cuando se admiten algunos derechos antes desconocidos. Por tanto partiremos de esta premisa  definitoria para incidir sobre el tema sanguinario, que fue de parte y parte contundente. Pero, porque no puedo sostener lo indefendible en este caso debo también observar que el mariscal Morales por consecuencia de esa guerra fratricida de una forma calculada pero fatal tuvo extralimitaciones autoritarias que para completar el trabajo  debo traer a colación, valga decir las torturas, desmanes en Villa de Cura, degüellos, decapitaciones, nepotismos, frituras en aceite y otros aderezos inescrupulosos que se contemplan en películas de horror, de donde salvando el capítulo de los tormentos que le tocó vivir a Morales con aquello de “to be or not to be”, cumplió militarmente con el deber ordenado, pues lucha en una guerra sin cuartel y recorre a Venezuela y Colombia en defensa de ideales, que para aquel su tiempo eran desde luego monárquicos. Por lo demás salvado este incidente que debía mencionar de soslayo, el mariscal Morales dejó escrita su página histórica para España y Venezuela en cuanto le pudo competer y con la tenacidad demostrada de un canario valiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada